Billie's Blues

Volver a la Ciberoteca
  Llegué muy tarde al Café Society, ya había pasado la medianoche. Bajé sus escalinatas infernales y me encontré inmerso en aquel ambiente tan particular: humos, reflejos luminosos desde las mesas, penumbra y rostros inmóviles, absortos ante la reina de la sala: Lady Day desvelaba, con su cálido fraseo vocal, una historia de amores rotos, con su estilo único, irrepetible. Afuera la oscuridad batallaba con el intenso frío, queriendo infructousamente abrirse paso hacia la luz de un nuevo día, que se intuía lejano aún. El club era una especie de oasis placentero en medio de la dura travesía por aquel invierno de 1940 en Nueva York.
Me acerqué al bar, pedí un whisky y me senté de espaldas a la barra para contemplar mejor la actuación de mi cantante favorita.
 
     
     
  Billie's Blues, de Mª del Carmen Cortecero López. © Fundación Bancaja 2004