Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Jovellanos, Gaspar Melchor  

Jovellanos, Gaspar Melchor, símbolo de la Ilustración

(Gijón 1744 – Navia 1811)

Aunque fue muy prolífico y cultivó la poesía y el teatro, son sus ensayos sobre política, historia y economía, los que dejan ver la talla de este escritor asturiano, culto, crítico e ilustrado. Con sus informes y memorias quiso reformar y mejorar el funcionamiento de las instituciones.

Nació en Gijón en 1744 en el seno de una familia noble. Estudió filosofía en Oviedo y teología en Ávila.

 

Tras finalizar sus estudios fue designado como magistrado en Sevilla. Allí escribió sus obras El Pelayo y El delincuente honrado, una especie de comedia lacrimosa. Allí frecuentó a Pablo de Olavide y su tertulia. Fue ampliando su biblioteca y sus conocimientos sobre lo que se escribía en el extranjero. De hecho, su afición a adquirir libros y pinturas le acarrearían más de un problema económico a lo largo de su vida.


Se trasladó a Madrid, con la ayuda del duque de Alba, y allí conoció la tertulia de Campomames, ministro de Hacienda de Carlos IV, con quien entabla muy buena relación. Accede al Consejo de Órdenes Militares. Fue nombrado miembro de la Real Academia de la Historia, de la Real Academia de San Fernando y de la Real Academia Española.

 

En Madrid también cultivó la amistad de Francisco de Goya, quien le hizo dos retratos.

 

Su talante liberal hizo de él un eficaz consejero hasta el estallido de la Revolución francesa y el temor que ésta provoca en el monarca. Se le  aparta de la Corte y se instala en Gijón. Allí se dedicó a poner en marcha el Instituto Asturiano hasta que se le permitió volver a Madrid.

 

Tras reanudar el contacto español a través de Godoy con la Francia del Directorio, Jovellanos fue nombrado ministro de Gracia y Justicia en 1797. Duró en el cargo apenas nueve meses. Las intrigas palaciegas y la animadversión de la Reina hicieron mella en Jovellanos quien ve mermada su salud.

 

Su hermano, Francisco de Paula, su gran apoyo, ha muerto también ese año. Regresa a Gijón. Sufre una denuncia anónima, continuación en parte de la persecución sufrida en palacio. Jovellanos es detenido y trasladado a la cartuja de Valldemossa, en Mallorca. De allí pasará al castillo militar de Bellver. Allí no dejó tampoco de escribir sus informes y reflexiones.

 

Tras subir al poder Fernando VII, libera a todos los presos políticos. Jovellanos se ve libre. Regresa a Asturias envejecido y enfermo. La invasión de Gijón por parte de los franceses hace que huya hacia Navia donde el médico le atiende de una grave pulmonía. Allí muere días después.

 

Jovellanos escribió principalmente sobre economía y política, sin dejar de lado la filosofía. Fue traductor del libro de John Milton, El paraíso perdido.

 

Su obra literaria no es muy extensa. Lo que verdaderamente es de interés son todas sus obras de carácter económico, político y jurídico aunque tampoco hay que desdeñar los escritos que le fueron encargados para las diversas academias de las que formó parte.

   
 

Principales Obras

El Pelayo 1769
El delincuente honrado 1774
Elogio de Carlos III 1788
Diario 1790-1801
Memorias familiares 1790-1810
Bases para la formación de un plan general de Instrucción Pública 1809
Informe sobre la Ley Agraria 1794
Descripción de La Rioja 1795
Elogio de las Bellas Artes 1781
Informe sobre la reforma de cárceles 1768-1778
Reflexiones sobre la democracia


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José