Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Horacio Quiroga  

Horacio Quiroga, el perfecto cuentista de la Literatura latinoamericana

(1878 - 1937)

Narró, con estilo preciso, el horror y la tragedia que se esconde en la naturaleza. Se le considera el gran maestro del cuento latinoamericano.

 

Horacio Quiroga nació en Salto (Uruguay). Su vida estuvo marcada por las tragedias, muertes y suicidios, que vivió en su círculo más cercano: su padre se mató en un accidente de caza; su padrastro y su primera esposa se suicidaron, el primero en presencia de Horacio. Dos de sus hermanos murieron víctimas de la fiebre tifoidea y el mismo Horacio mató involuntariamente a uno de sus mejores amigos mientras limpiaba un revólver. Todos estos hechos influyeron de forma determinante en su obra.

 

De carácter muy inquieto, en su juventud fundó revistas literarias, se interesó por las más variadas disciplinas (desde la filosofía al ciclismo pasando por la química y la fotografía), comenzó a publicar sus primeros libros y viajó por Europa.

 

Ya de vuelta a su país puso en marcha, junto a otros intelectuales, el "consistorio del Gay Saber", una especie de laboratorio literario experimental.

 

Posteriormente, se instaló en Buenos Aires, donde empezó a publicar sus obras con asiduidad. Influido por Guy de Maupassant, Rudyard Kipling y por Edgar Allan Poe, al que Quiroga reconocería como su gran maestro, en el primer cuarto del s. XX publicó numerosos relatos, cuentos y novelas. Los desterrados (1926) es, quizá, su mejor libro de relatos.

 

A lo largo de su vida, Quiroga, que había descubierto la selva en una expedición fotográfica a Misiones (Argentina), tuvo una estrecha relación con la naturaleza: vivió largas temporadas en esta selva que alternó con otros periodos en la ciudad y su trabajo en el consulado uruguayo de Buenos Aires. Cultivó algodón, fabricó carbón, crió ganado y domesticó animales salvaje, entre otras muchas cosas. Es por ello que muchos de sus relatos están ambientados en la selva y protagonizados por personajes naturalistas, que con frecuencia conocen el horror, el dolor, la enfermedad y la muerte que les provoca precisamente la terrible naturaleza. Inundaciones, lluvias torrenciales, animales salvajes… La relación entre el hombre y el medio natural es siempre fuente de conflicto.

 

Aunque en su estilo literario se deja notar la escuela modernista de Rubén Darío, pronto evoluciona hacia el realismo cruento de esa naturaleza que lo rodea. Para ello, busca un lenguaje lo más veraz posible.

 

Tras el suicidio de su primera esposa, que no logró adaptarse a la vida de la selva, el escritor volvió a casarse en 1927 con una compañera de la escuela de su hija. Poco después, en 1929, su novela Pasado amor tan sólo llegó a vender cuarenta ejemplares.

 

De nuevo en la selva, lo que provocó renovadas disputas conyugales que se unían a la frustración literaria, en 1935 apareció una recopilación de cuentos ya publicados titulada Más allá.

 

Dos años después, se le diagnosticó un cáncer de próstata intratable e inoperable. Horacio Quiroga se suicidó con un vaso de cianuro en la madrugada del 19 de febrero de 1937.

 

Manejó como casi nadie las leyes de la narrativa y fue capaz de sintetizar su técnica literaria en el Decálogo del perfecto cuentista.

   
 

Principales Obras

El crimen del otro (1904)
Historia de un amor turbio (1908)
Cuentos de amor, de locura y de muerte (1916)
Los desterrados (1926)
Pasado amor (1929)
Más allá (1935)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José