Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Freud, Sigmund  

Freud, Sigmund, marcó como nadie el s. XX

(1856 - 1939)

Padre del Psicoanálisis, revolucionó la Psicología y el pensamiento de su época. Sin embargo, no faltan quienes han denunciado que sus teorías son poco prácticas. La polémica sobre Sigmund Freud y el Psicoanálisis perdura.

Sigmund Freud es uno de los grandes nombres del s. XX. Ha sido uno de los autores de ensayos científicos más influyentes y también más polémicos. La polémica le ha perseguido incluso después de su muerte en 1939 y llega hasta nuestros días. Existe una postura que apoya las teorías del austriaco y que afirma que sus aportes a la comunidad científica, en concreto a la salud de la psicología humana son incalculables. De hecho, la corriente psicoanalítica ha tenido incontables seguidores y sigue siendo una de las escuelas psicológicas y una de las psicoterapias más extendidas, además de haber servido como base para el desarrollo de otras. 

 

Por otro lado, están quienes, sin dudar que Freud ayudó a avanzar a la ciencia en determinados temas, sobre todo aquellos que parecían “prohibidos”, cuestionan su validez científica y afirman, incluso, que muchas de sus teorías fallan a la hora de ponerlas en práctica.

 

Freud es el indiscutible padre del Psicoanálisis, que sigue vigente hoy en día y que en buena parte mantiene las bases que asentó su obra más conocida: “La interpretación de los Sueños” (1899).

 

Una de las más conocidas prácticas es la que todos conocemos de un paciente recostado en un diván sin tener contacto visual con el psicoanalista, y donde debe exponer aquellas experiencias y sentimientos, cuya represión interna le causan malestar. El psicoanalista debe escuchar sin exponer juicios de valor, planteando preguntas con el fin de tener la máxima información posible y avanzar en las narraciones, para en algún momento realizar posibles interpretaciones del material expuesto por el paciente, a fin de llegar a un objetivo, a la raíz y el origen de sus problemas.

 

En el extremo opuesto encontramos el interés inicial de Freud por la neurología. Investigó en sus inicios la parálisis cerebral con importantes teorías sobre sus posibles causas, así como la demostración de que ciertos factores dados por válidos como razones de una parálisis cerebral, eran no obstante incorrectos. Posteriores científicos han podido comprobar en este campo cómo sus teorías tienen una validez práctica completa.

Siguiendo con el estudio psicoanalítico de la mente, una de las teorías más populares del autor es la existencia de tres partes que gobiernan la mente: el Ello, el Yo y el Superyó.

 

El Ello está asociado al instinto del ser humano, sus impulsos primigenios, aquello que constituye su pensamiento y comportamiento.

 

El Superyó representa los valores morales y éticos. Contrarresta al Ello.

 

El yo, por su parte, está entre los dos anteriores. De esa forma decide entre nuestras necesidades más básicas y nuestras creencias éticas, hace una ponderación y fuerza al individuo a actuar en consecuencia a su decisión.

 

Esta teoría, aún debatida, es de las que más apoyo ha tenido entre la comunidad científica.

 

Otras, no obstante, han sido profundamente criticadas, como por ejemplo las teorías que afirmaban la evolución por el interés e impulso sexual desde que nacemos hasta que maduramos definitivamente. Así como también por las teorías que derivan en un menosprecio de la mujer, afirmando incluso que eran “hombres sin falo”, así como el concepto de “envidia del pene”, muy denunciados por movimientos feministas.

 

A Freud se le acusa de ser pseudocientífico, de falsear resultados en sus investigaciones y de basar su teoría en hipótesis no falsables, con la posibilidad de reinterpretar cualquier evidencia de forma que siempre pudiese mantener una hipótesis aún a falta de una demostración empírica fallida.

 

Sea como sea, es indudable su influencia y la de sus teorías y publicaciones, en cualquier estudio de la mente humana. Dicha influencia ha llegado a casi cualquier parcela de actuación humana, con especial énfasis al mundo del Arte. No por nada el padre del psicoanálisis es uno de los pensadores que marcaron el s. XX.

   
 

Principales Obras

Publicaciones prepsicoanalíticas y manuscritos inéditos en vida de Freud (1886-1899)
Estudios sobre la histeria (1893-1895)
Primeras publicaciones psicoanalíticas (1893-1899)
La interpretación de los sueños (I) (1900)
La interpretación de los sueños (II) y Sobre el sueño (1900-1901)
Psicopatología de la vida cotidiana (1901)
El chiste y su relación con lo inconsciente (1905)
El delirio y los sueños en la «Gradiva» de W. Jensen, y otras obras (1906-1908)
«Análisis de la fobia de un niño de cinco años» y «A propósito de un caso de neurosis obsesiva» (1909)
Cinco conferencias sobre Psicoanálisis, Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci, y otras obras (1910)
Trabajos sobre técnica psicoanalítica, y otras obras (1911-1913)
Tótem y tabú, y otras obras (1913-1914)
Trabajos sobre metapsicología, y otras obras (1914-1916)
Conferencias de introducción al psicoanálisis (Partes I y II) (1915-1916)
Conferencias de introducción al psicoanálisis (Parte III) (1916-1917)
Más allá del principio de placer, Psicología de las masas y análisis del yo, y otras obras (1920-1922)
El yo y el ello, y otras obras (1923-1925)
Presentación autobiográfica, Inhibición, síntoma y angustia, ¿Pueden los legos ejercer el análisis?, y otras obras (1925-1926)
El porvenir de una ilusión, El malestar en la cultura, y otras obras (1927-1931)
Nuevas conferencias de introducción al psicoanálisis, y otras obras (1932-1936)
Moisés y la religión monoteísta, Esquema del psicoanálisis, y otras obras (1937-1939)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José