Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Dickinson, Emily  

Dickinson, Emily, la fuerza de la poesía íntima

(Amherst (Massachussets) 1830 - 1886)

La figura de esta poetisa americana viene marcada por su inusual existencia: nació, vivió y murió sin apenas salir de su casa de Amherst (Massachussets). Esta reclusión voluntaria marcó su obra de lirismo.

Es una de las grandes figuras de la literatura norteamericana del siglo XIX aunque, irónicamente, apenas publicó media docena de versos en vida. El resto, casi 2.000 poemas más, vieron la luz y consiguieron el éxito hasta consagrarla como “clásico” de las letras tras su muerte.

Emily Dickinson fue una poetisa innovadora, inteligente, profunda y brillante pero la sociedad de su tiempo se mostró incapaz de acceder a su obra. Su vida también es un misterio del que tan sólo conocemos lo que ella deja translucir a través de un millar de cartas que intercambió con varios personajes de la época, sobre todo con Thomas Wentworh Higginson. Una relación epistolar que nos aproxima a la escritora y su obra.

Emily Dickinson nació en 1830 en Amherst, un pueblo de Massachussets (Nueva Inglaterra). Su familia era una de las de mayor influencia en la sociedad puritana de la próspera localidad y su casa, Homestead, era frecuentada por la clase dirigente. Tanto ella como sus dos hermanos (Austin, el mayor, y Lavinia, más pequeña que Emily) estaban acostumbrados a estas reuniones y a la vida social que podía darse en el pueblo.

Emily Dickinson empezó a escribir poemas a los 20 años, primero en un estilo fantástico para dar paso a otros experimentos narrativos. Pero su mayor época productiva se iniciará tras la Guerra Civil, cuando la autora decide vestir siempre de blanco y recluirse en su casa, aunque más bien será su habitación el espacio que ella considere como de verdadera libertad.

Su vida transcurrió de esta forma, entre el mundo poético que se desataba entre los muros de su habitación y el cuidado y atención que dedicó a su casa y a su madre, postrada por enfermedad tras la muerte de su padre.

Entre los pocos contactos que mantuvo con el exterior se encuentra su larga correspondencia, iniciada en 1862, con el clérigo y escritor Thomas Wentworth Higginson. Este representante del establishment literario del momento recibió con cautela los poemas que durante años le envió la joven Dickinson. La poesía de la autora de Amherst, llena de metáforas, con una sintaxis totalmente innovadora (a través del uso y abuso de guiones y mayúsculas), con un ritmo trepidante, desconcertaban a un Higginson demasiado preocupado por realizar obras que gustasen al público de la época. Tras recibir varios de sus poemas la animó a seguir escribiendo pero le recomendó no publicar su obra ya que no estaba seguro de que pudiese ser entendida por los lectores. De hecho, ni él llegaba a entenderla.

Tras la muerte de Emily Dickinson, en 1886, su hermana Lavinia editó una selección de sus poemas en tres volúmenes. A pesar de varios errores editoriales, el primer volumen obtuvo cierta fama. Años después y tal vez alentada por este éxito, una sobrina de la poetisa, transcribió y publicó otros poemas suyos. Finalmente, la edición de Thomas H. Jonson en 1955 de sus obras completas dio a conocer al gran público el trabajo de la autora.

Sus poemas, en los que trató con inteligencia y sofisticación temas tan universales como el amor y la muerte, han tenido desde entonces una considerable influencia en la poesía moderna. Su obra, compuesta principalmente de poemas breves, resulta tremendamente innovadora por el uso de guiones y mayúsculas, su métrica rota, rima asonante, metáforas poco convencionales y un compendio de singularidades que son fiel reflejo de su profunda vida interior.

   
 

Principales Obras

Poesía
Poemas por Emily Dickinson (1890)
Poemas: Serie Segunda (1891)
Poemas: Serie Tercera (1896)
Los Poemas Completos de Emily Dickinson (1924)
Más Poemas de Emily Dickinson: Mantenidos sin ser publicados por su hermana Lavinia (1929)
Poemas inéditos de Emily Dickinson (1935)
La recolección final: Los poemas de Emily Dickinson (1962)

Prosa
Cartas de Emily Dickinson (1894)
Emily Dickinson Cara a Cara: Cartas inéditas con Anotaciones (1932)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José