Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
London, Jack  

London, Jack, una vida de aventuras

(San Francisco 1876 – Glen Ellen, California, 1916)

A veces hay autores cuya biografía supera con creces sus mejores novelas. Jack London es uno de ellos; y eso que estamos hablando de uno de los más grandes narradores de aventuras de la historia de la literatura.

John Griffith London, a quien todos conocemos como Jack London, es uno de los personajes más peculiares de la literatura universal. Muy a menudo decimos que la realidad supera a la ficción y nunca fue más cierta esta frase que aplicada a la azarosa biografía de este autor. London ha alcanzado popularidad literaria gracias a sus relatos de aventuras, historias con las que grandes y pequeños han disfrutado durante los últimos cien años. Sin embargo la gran novela de Jack London fue, sin duda, su propia biografía.

Nacido en el duro San Francisco de finales del siglo XIX, sus primeros años transcurrieron entre marineros y buscadores de oro. Entre ellos encontró sus primeras aventuras cuando, siendo apenas un adolescente, abandonó el pueblecito de Oakland, donde vivía humildemente con su familia. Durante casi cinco años Jack London trabajó en todos y cada uno de los oficios imaginables. Fue albañil, obrero, jornalero agrícola, pescador... incluso sirvió en un barco guardacostas persiguiendo a los mismos pescadores furtivos de ostras con los que había buceado tiempo atrás.

Después de vivir un lustro sometido a las condiciones de vida más duras London llegó a la conclusión de que su futuro carecía de perspectivas entre los habitantes más humildes de la Bahía de San Francisco. Por eso, con diecinueve años, Jack London decidió ponerse a estudiar por su cuenta. Él quería hacerse rico y para lograrlo tenía un plan: iba a ser escritor.

Los que le conocieron decían de London que era un tipo tremendamente activo y emprendedor, por eso cuando sus historietas y sus chistes comenzaron a cosechar cierto éxito en los diarios locales nadie se extrañó. Sin embargo Jack London era también un hombre ambicioso y sabía que ningún modesto autor local había hecho mucho dinero. Por eso, para conseguir material para los relatos que debían abrirle las puertas de la fama, se unió a las expediciones de buscadores de oro que partían hacia Alaska.

A partir de 1897 la revista Overland Monthly empezó a publicar una serie de cuentos sobre las salvajes tierras del norte que por fin harían de London un autor famoso. Poco después llegarían novelas como "La llamada de la selva" (1903) o "Colmillo blanco" (1906) que supusieron su consagración como escritor y como uno de los personajes más populares de su tiempo. Su ascendiente social llegó a ser tan grande que después de explorar las costas de Hawai en un velero que construyó él mismo, hizo del hasta entonces desconocido archipiélago el destino de moda entre las clases más pudientes.

Pese a su enorme fama hay dos costumbres, adquiridas en los muelles de la Bahía de San Francisco, que London no perdió nunca: el afán por predicar los principios del marxismo y un afán desmedido por conocer los lugares más recónditos del planeta. Fruto de ese afán por la naturaleza compró un rancho en California, un enorme territorio que él mismo se dedicó a explorar a caballo. Y fue precisamente en esta región todavía salvaje donde una complicación hepática le causó la muerte. Tenía sólo cuarenta años y era uno de los hombres más famosos del planeta.

   
 

Principales Obras

El hijo del lobo (1900)
Los de abajo (1903)
La llamada de la selva (1903)
El Lobo de mar (1904)
Colmillo blanco (1906)
John Barleycom (1913)
El vagabundo y las estrellas (1915)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José