Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Alarcón, Pedro Antonio de  

Alarcón, Pedro Antonio de, ¿romanticismo o realismo?

(1833-1891)

Pedro Antonio de Alarcón es considerado el mejor ejemplo de 'escritor de transición', al navegar durante toda su vida literaria entre los mares del romanticismo y del realismo, pero sin llegar a inclinarse completamente por ninguno de las dos.

En Guadix, Granada, allá por el año 1833, nació quien sería uno de los personajes más importantes del mundo de las letras del siglo XIX. Se llamaba Pedro Antonio de Alarcón y sólo con nombrarlo se evocan en la memoria títulos como “El sombrero de 3 picos” o “Diario de un testigo de la Guerra de África”, símbolos inigualables del realismo incipiente y del periodismo moralista, respectivamente.

 

Alarcón comenzó muy joven su andadura como cronista de guerra, en la contienda que España inició en África y que tan lamentable desenlace sufrió. A la edad de 26 años, el primerizo periodista granadino acompañó a las tropas españolas, tanto física como literariamente. Su función, además de plasmar para todos los lectores de la Península los datos y hechos acaecidos en el continente africano, también estuvo centrada en ensalzar el valor, el coraje y la profesionalidad de sus compatriotas. Esta redacción, profundamente patriótica, le sirvió a Alarcón en su futuro, tanto social como literario. En la vida pública, el autor fue más que reconocido al ser condecorado con la Cruz de María Isabel Luisa, además de ser conocido por todos los lectores de ’El Museo Universal’, periódico al que remitía sus crónicas. Una vez recopiladas en “Diario de un testigo de la Guerra de África”, la obra se convirtió en un auténtico éxito, y llegaron a venderse 25.000 ejemplares.

 

Por otro lado, en la parte literaria, experimentó una paulatina evolución desde el romanticismo tardío hacia el realismo más detallista, fruto en parte de su afán por detallar en la guerra aquellos paisajes africanos que tantas emociones despertaban en el autor.

 

Sus comienzos fueron, por tanto, poseedores de cierto romanticismo, que el autor quiso salvaguardar a pesar de estar en decadencia. Comenzó con algunos relatos breves en 1852. Una vez regresado de la guerra, el escritor creó relatos más detallistas e incluso probó suerte con la poesía y el teatro.

 

Junto a “Diario...”, “De Madrid a Nápoles” (1861) y “La Alpujarra” (1873) son las otras dos obras que empujan a Alarcón por el camino hacia el realismo literario, que culmina para él con “El escándalo” (1875).

 

“El escándalo” combina la problemática religiosa con la crítica social, para convertirse en lo que fue su obra más ambiciosa, pero sin llegar a la perfección realista. Alarcón consigue en sus obras una descripción realista de las cosas, las circunstancias y el entorno, pero en rarísimas ocasiones construye a sus personajes sin caer en el romanticismo.

 

Así fue Pedro Antonio de Alarcón, un escritor de transición, que nunca llegó a abandonar del todo la tradición romántica, y que tampoco consiguió aprovechar completamente las posibilidades que brindaba el realismo.

   
 

Principales Obras

El final de Norma (1855)
Diario de un testigo de la guerra de África (1859)
De Madrid a Nápoles (1861)
La Alpujarra (1873)
El sombrero de tres picos (1874)
El hijo pródigo (1875)
El escándalo (1875)
El niño de la bola (1878)
La Pródiga (1880)
El capitán Veneno (1881)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José