Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Nostradamus  

Nostradamus, médico y meditador, el autor de Centurias

(1503 – 1566)

Sus estrofas proféticas centraron los ojos de todo el siglo XVI en él. Pero con la Inquisición encima suya, decidió encriptar lo que podría considerarse el futuro del mundo.

Pudo haber predecido la Guerra Civil, el asesinato de los hermanos Kennedy, la muerte de Enrique II o, quizá, la fecha exacta del fin del mundo. Nostradamus ha sido considerado a lo largo de la Historia como el mayor vaticinador que ha existido.

 

No es extraño que con los acontecimientos actuales, su famosa obra “Centurias” esté siendo una de las más solicitadas en la Ciberoteca. Escépticos e Intérpretes se enfrentan continuamente por demostrar la verdadera valía de las profecías del autor.

 

Michel de Nostredame nació en 1503 en Saint-Rémy (Francia). A pesar de sus orígenes judíos, acabó recibiendo una educación católica. Se dedicó profesionalmente a la medicina, tras estudiar en Montpellier. De hecho, destacó notablemente en la lucha contra la peste, con ingeniosas recetas como dieta sana, camas limpias o una misteriosa pastilla rosa, que escondía en su interior una intensa concentración de vitamina C.

 

Pero a pesar de ser un notable médico, fueron sus dotes adivinatorias las que le dieron fama. Investigó distintas técnicas para conseguir una concentración mental que le permitiese acercarse más a la divinidad. Entre sus estudios incluyó los antiguos métodos de contemplación de la flama, contemplación del agua, la técnica de Branchus (consistente en observar un recipiente de bronce relleno de agua, aceites y especias), la kábala judía, el misticismo Sufi, etc.

 

Todo ello le permitió supuestamente conseguir vaticinar futuros que podrían hacerse realidad, pero también supo desarrollar las respuestas necesarias para enfrentarse a tales catástrofes o sucesos que afectarían a la Humanidad.

 

La sombra de la Inquisición francesa presionó a Nostradamus para escribir todo esto de forma abstracta y con varias interpretaciones, con el fin de salvarse de las torturas y quemas en la hoguera que tanto se generalizaron en el siglo XVI, como castigo a aquellos que osaban defender cualquier teoría mínimamente alejada a la estricta interpretación de la Biblia cristiana.

 

El estilo utilizado para “Centurias” fue de cuartetas, es decir, estrofas que se desarrollan en cuatro líneas, con frases enigmáticas, metátesis, anagramas y metáforas, con palabras griegas y latinas ubicadas de forma precisa por el autor y omitiendo palabras clarificadoras. Por todo ello, la interpretación de esta obra permite tantas variables como lecturas posibles se realicen.

 

Los escépticos defienden que la actual fama de Nostradamus ha sido precisamente construida por intérpretes de nuestros tiempos, no de los contemporáneos de éste. Al unir eventos ya sucedidos con algunas de sus estrofas, o tratar de vincularlas con cosas inevitables, sus predicciones carecen de valor.

 

Otra versión escéptica opina que este conocido francés se limitó a interpretar hechos ya acaecidos, pero los transcribió de forma críptica para evitar persecuciones religiosas, ya que sus versiones chocarían frontalmente con lo que la Inquisición defendía como correcto.

 

Sea como fuere, sí existen seguidores de Nostradamus que ven en sus textos auténticas profecías. La mayoría tratan sobre desastres generales como epidemias, terremotos, guerras, asesinatos, batallas, etc. Algunas son genéricas y otras son más concretas, en el espacio y el tiempo o, como el caso de la muerte del rey Enrique II, centradas en una sola persona.

 

Sin duda, el suceso que lo consagrará definitivamente como un profeta auténtico o simplemente un médico demasiado influido por las corrientes de meditación, será la del fin del mundo. Según el autor se producirá en el año 3797 d. C.

   
 

Principales Obras

Interpretation des Hyeroglyphes de Horapollo


Vaticinios de Nostradamus


Centurias (1556)


Traité des Fardements et Confitures, Lyon (1556)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José