Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Twain, Mark  

Twain, Mark, el realismo y la ironía cogidos de la mano

(1835 – 1910)

Mark Twain saboreó la gloria y la desgracia como empresario y ciudadano, pero como escritor nunca fue cuestionado a pesar de la implacable ironía con que bañó todas sus obras.

Samuel Langhorne Clemens fue un reconocido autor norteamericano sátiro, mordaz y muy realista. Sin embargo, no es éste el nombre por el que comúnmente se le conoce mejor, sino su pseudónimo Mark Twain. Un recurso utilizado en todos sus libros a partir de 1862 y que se le ocurrió tras sus experiencias en el Mississipi, dado que esta expresión significa dos brazas de profundidad (el calado mínimo necesario para la buena navegación).

 

Mark Twain nació el 30 de noviembre de 1835 en Florida (Missouri). Su infancia estuvo caracterizada por una pobre educación limitada a su asistencia en la escuela pública, y una temprana defunción de su padre, que le empujó en cierta manera a trabajar con tan sólo 12 años en un par de imprentas como aprendiz. A partir de entonces el mundo periodístico y el literario le acompañaron durante el resto de su vida.

 

Trabajó en varias imprentas de ciudades muy distintas (Keokuk, Iowa, Nueva York, Filadelfia) y posteriormente en servicios navales a través del río Mississipi. Cuando llegó la Guerra Civil, tuvo que retirarse con su hermano en busca de riquezas y gloria en el Territorio de Nevada. No las minas de plata ni su labor periodística le aportaron nada destacable económicamente, pero sí el suficiente material autobiográfico disponible como para comenzar a escribir una importante cantidad de obras narrativas.

 

Llegó el año 1865 y con él su primera gran obra, "La célebre rana saltarina del condado de las Calaveras", basada en experiencias vividas en las minas de oro de California. Ambos, creación y autor, adquirieron rápidamente una inesperada fama.

 

Fue el principio de una carrera como escritor e impresor imparable. Sus obras se extendieron por Norteamérica y Europa, dado que él mismo también viajó por los dos continentes, haciéndose conocer y adquiriendo inagotables conocimientos, experiencias y anécdotas para producir narraciones una detrás de otra: Los inocentes en el extranjero (1869), que compara diferentes estilos de vida entre los pueblos poco culturizados de Norteamérica y el irracional sentimiento antidemocrático de los europeos, Una vida dura (1872), en la que revive sus trabajos como periodista y buscador de oro, Un vagabundo en el extranjero (1880), que trata sobre una excursión a los Alpes Suizos y la Selva Negra alemana, Príncipe y mendigo (1882) o Un yanqui en la corte del Rey Arturo (1889) son ejemplos imprescindibles para entender su literatura y ambición creativa.

 

No obstante, fueron dos libros los que extendieron su fama hasta la actualidad. Las aventuras de Tom Sawyer (1876) y Las aventuras de Huckleberry Finn (1884) cuentan con casi diez años de diferencia entre ambas, pero mantienen en todo momento el estilo característico de Mark Twain. Humor e ironía se funden en estas dos inseparables obras, casi de forma más destacada que en el resto de sus producciones. Pero el carácter humorístico de las mismas no debe confundirse con un estilo cómico, sino como una forma más amena de presentar la realidad más cruda de la sociedad de su época. El realismo, junto al carácter autobiográfico, está presente en todas sus obras. Más dolorosamente en estas dos, donde se muestra sin ningún pudor hasta dónde es capaz de llegar la crueldad humana.

 

Las malas inversiones y diversos contratiempos económicos le arruinaron hasta obligarle a viajar por todo el mundo dando conferencias con el fin de pagar sus deudas. Fue su fama la que le salvó de la quiebra, pero nada pudo impedir que se hundiera en el mayor pesimismo, por consecuencia de las sucesivas muertes que iban produciéndose en su familia y que terminó con la mayoría de sus hijos y su propia esposa. Este oscurantismo le inspiró creativamente para realizar las obras más inquietantes y mordaces de toda su vida, hasta el punto de que él mismo aplazó su publicación hasta después de su muerte.

 

El estatus como escritor de gran calibre y de envidiable inspiración, fue lo que le mantuvo en boca de todos los seguidores de su escritura, que vieron reconocido públicamente su gran talento con el doctorado Honoris Causa, otorgado por la Universidad de Oxford (Inglaterra), en 1907.

   
 

Principales Obras

La célebre rana saltarina del distrito de Calaveras (1865) 
Los inocentes en el extranjero (1869)
Un sueño raro (1872) 
Cuentos humorísticos originales de Mark Twain (1872) 
Los inocentes en su país (1872) 
La edad dorada (1872) 
Las aventuras de Tom Sawyer (1876)
Viejos tiempos en el Misisipi (1876) 
Los hechos relativos a la reciente orgía de crímenes en Connecticut (1877) 
Una excursión tranquila (1878) 
Taladrad, hermanos, taladrad (1878) 
Un vagabundo en el extranjero (1880) 
Una aventura curiosa (1881) 
Príncipe y mendigo (1882)
El robo del elefante blanco (1882) 
Vida en el Misisipi (1883)
Las aventuras de Huckleberry Finn (1884) 
Un yanqui en la corte del Rey Arturo (1889)
El conde americano (1892) 
El billete de un millón de libras esterlinas (1893) 
Tom Sawyer a través del mundo (1894) 
Cabezahueca Wilson (1894)
Recuerdos personales de Juana de Arco (1896) 
Tom Sawyer Detective (1897) 
Viajes alrededor del mundo siguiendo el ecuador (1897)
Los sinsabores de la vida humilde (1900) 
El hombre que corrompió a una ciudad (1900) 
Inglés como se lo enseñan (1901) 
A la persona sentada en la oscuridad (1901) 
Dos detectives ante un barril (1902) 
Cuento de un perro (1904) 
Extracto del diario de Adán (1904) 
Soliloquio del rey Leopoldo : una defensa de su dominio del Congo (1905)
Diario de adan y Eva (1906) 
Un legado de 30.000 dólares (1906) 
La historia de un caballo (1907) 
¿Ha muerto Shakespeare? (1909) 
El Capitán Tormentas (1909) 
El Jubileo de la reina Victoria (1910) 
Carta a los pioneros de California (1911) 
El forastero misterioso ( 1916) 
La curiosa república de Gondour y otros estraños relatos cortos (1919) 


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José