Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Aristóteles  

Aristóteles, el conocimiento basado en la experimentación

(Estagiera (Macedonia) 384 aC – Calcis (Grecia) 322 aC)

Con los pocos fragmentos que tenemos de su obra, Aristóteles se erige como pensador de pensadores. Empirista convencido, fue capaz de hacer sombra con sus teorías filosóficas a su propio maestro, Platón.

Aristóteles es uno de los pensadores clásicos de la filosofía occidental. Sentó las bases y precedentes de diversos estudios y disciplinas y, en la mayoría de estudios filosóficos, es el punto de partida (junto a Platón) hacia el resto de pensadores influyentes desde la época intelectual griega.

 

Su padre, Nicómaco, fue médico del rey de Macedonia. Tal vez de él adquiere el gusto y la necesidad de validar sus tesis a través de la experimentación. De hecho, su juventud la pasó instruyéndose como aristócrata. No obstante, a los 18 años fue enviado a Atenas a la Academia de Platón para seguir con su educación. No la abandonaría hasta la muerte de su maestro.

 

La experimentación, frente al idealismo platónico


A pesar de ser discípulo de Platón, Aristóteles cuestionaba sus planteamientos, sin dejar por ello de lado sus enseñanzas. Critica el mundo de las Ideas de Platón por considerar que no hay separación entre éste y el real o sensible. Aristóteles considera que el conocimiento está vinculado directamente con las cosas y los procesos reales.

 

Es pues, un pensador empirista, que busca fundamentar las ideas en la experiencia. Aristóteles llamará a lo que existe, a lo que es, ousía (sustancia o entidad) que, a su vez, se compone, de materia y forma.

 

Pasó varios años enseñando en diversas ciudades hasta que Filipo de Macedonia, hijo del rey al que sirvió su padre, lo llama para que ejerza como maestro de su hijo, el futuro Alejandro Magno, a quien pudo instruir durante varios años.

 

Tras su estancia con el que sería Emperador algo más tarde, Aristóteles, en competición con la Academia de Platón, dirigida por algunos de sus discípulos, fundó su propia escuela en Atenas, el Liceo, donde daba clases a sus numerosos alumnos.

 

En el Liceo se gestó la mayor parte de sus creaciones. Todas ellas estaban creadas en una base dialéctica. Lamentablemente, gran parte de su obra ha desaparecido y sólo han sobrevivido unos pocos fragmentos.

 

De todas formas, por referencia de algunos de sus alumnos más prestigiosos, así como por los pocos textos que se ha conseguido conservar hasta la actualidad, descubrimos que además de a la metafísica, el pensador se dedicó a varias disciplinas. Por un lado, a la astronomía. De hecho, sus teorías geocéntricas (defensa de que la Tierra es el centro del Universo) estarían en vigor hasta las teorías heliocéntricas (defensa de que la Tierra y el resto de planetas giran alrededor del Sol) de Copérnico en el siglo XVI.

 

También destaca por sus teorías políticas, totalmente nuevas hasta entonces. En su obra “Política” explicó seis formas de gobierno: monarquía, aristocracia, democracia, oclocracia (gobierno irracional y demagógico de la mayoría), oligarquía y tiranía.

 

En su interés por la biología, hizo diversas taxonomías de animales y explicó la aparición de los mismos a través de la Generación espontánea, teoría que sólo se vería refutada por Pasteur en el siglo XIX. Esta “Generación espontánea” era consecuencia de una fuerza desconocida que el denominó “entelequia”.

 

Pero no toda su obra se vio refutada posteriormente. Sus teorías de evolución política siguen estudiándose en la actualidad y, junto a Platón y a Sócrates, creó las bases necesarias para estudiar el conocimiento. Aristóteles ha constituido un gran pilar filosófico, tanto por sus teorías válidas como aquellas que han sido refutadas. Porque ambas partes han sido estudiadas a lo largo de los siglos.

   
 

Principales Obras

Tratados de Lógica I y II
De Anima
Ética a Nicómaco
Ética a Eudemo
Política
Retórica
Investigación sobre los animales
Metafísica
Reproducción de los animales
Física
Acerca del cielo
Partes de los animales
Problemas
Fragmentos


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José