Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Kafka, Franz  

Kafka, Franz , el narrador angustiado

(1883 – 1924)

De sus obras ha derivado el término “kafkiano”: Dicho de una situación: absurda, angustiosa. Es la mejor definición de la literatura creada por este escritor contemporáneo. El autoritarismo de su padre, la tuberculosis imparable en su organismo y la situación de depresión social a principios del siglo XX, fueron los culpables de que las creaciones de Kafka tuvieran ese aura de desesperanza.

Deprimente, o cuanto menos angustiosa es la obra de Franz Kafka, autor judío checo, licenciado en derecho y corredor de seguros durante unos años. Cierto es que su existencia estuvo marcada por acontecimientos o circunstancias bastante duras.

 

Por un lado, sufrió en sus carnes y plasmó en sus obras la alienación del hombre a finales del siglo XIX y principios del XX. Esta angustia y desazón cubre la totalidad de sus obras, la mayoría de ellas publicadas póstumamente.

 

En segundo lugar está la figura paterna que, en el caso de Kafka, fue de alguien autoritario y muy limitador, con una ideología de educación estricta y agobiante. De ahí que el personaje de un padre sea siempre retratado en sus creaciones literarias como alguien malvado o, al menos, muy autoritario.

 

Por último, su estado delicado de salud provocó en él sentimientos de debilidad, poca fortaleza y, sobre todo, desesperanza. Kafka contrajo tuberculosis que, a pesar de sus esfuerzos por combatirla, desenvocó irremediablemente en su muerte el 3 de junio de 1924, cuando apenas tenía 40 años de edad.

 

El legado de Kafka está muy influenciado por estos 3 reveses importantes que completaban su vida. Temas existenciales, económicos, algún tinte político entre el marxismo y el anarquismo y, en menor medida, religioso, a pesar de judaísmo presente de forma propia y familiar.

 

Otros temas que trata es el personal, mediante el género epistolar de “Cartas a..” dirigidas a su propio padre o a alguna amada. En este sentido, Kafka podría decirse que fue bastante afortunado en comparación con algunos de sus compañeros literarios, pues no tuvo excesivos problemas con las mujeres y ese factor no fue excesivamente influyente en la temática de sus obras. Una de sus amantes más famosa fue Felice Bauer, a quien fue dirigida una de las mencionadas cartas.

 

De un modo más indirecto, algunos críticos coinciden en interpretar frases, expresiones y temáticas de Kafka como un síntoma de paranoia, esquizofrenia, inestabilidad emocional. Es decir, que consideran a Kafka en este sentido, alguien con problemas psicológicos importantes. Esta inestabilidad plasmada en letras no está del todo confirmada, pero sí se ha trasladado a un término utilizado comúnmente y relacionado con esta figura. Algo “kafkiano” se aplica a situaciones antiguas o grotescas, sin una explicación lógica y/o bastante angustiosas. Unos adjetivos que describen acertadamente a cualquier obra del autor checo.

 

La mayoría de sus obras se publicaron tras su muerte. Max Brod, biógrafo suyo, albacea literario y también amigo, recibió por orden del escritor destruir toda su obras, algo que también pidió a su última novia, la señorita Dora Diamant. Ninguno de los dos cumplió a rajatabla este último deseo y, gracias a ello, las obras escritas y personales de Kafka han llegado a nuestros días.

 

Además de novelas y cartas, el autor elaboró críticas literarias, aforismos, relatos cortos y cuentos fantásticos

 

Aunque la mayoría de sus obras en vida son historias cortas, su fama no es únicamente póstuma. La más conocida es “La Metamorfosis” (1915) en al que se cuenta la historia de un corredor de seguros, de nombre Gregorio Samsa, que despierta un día convertido en insecto, lo que provoca rechazo de su familia y de él mismo. Angustiosa también es “En la colonia penitenciaria” (1919), donde las cárceles y las torturas que se comenten en ellas son el eje central. A partir de 1925, las 3 novelas más famosas de Kafka, y publicadas por Brod fueron “El proceso” (1925), “El castillo” (1926) y “América” (1927).

   
 

Principales Obras

Descripción de una lucha (1904)
Un médico rural (1909)
La Condena (1912)
Contemplación (1913)
En la colonia penitenciaria (1914)
La metamorfosis (1915)
Aforismos, visiones y sueños (1917)
Carta al Padre (1919)
El castillo (1922)
Una mujercita (1923)
Josefina la cantora o el pueblo de los ratones (1924)
Un artista del hambre (1924)
El proceso (1925)
América (1927)
Cartas a Felice (1967)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José