Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Félix María de Samaniego  

Félix María de Samaniego, el fabulista

(Laguardia 1745-1801)

La popularidad que alcanzaron sus fábulas en verso es tal que encontramos numerosas frases hechas con las moralejas de estos relatos: “están verdes” (La zorra y las uvas), matar la gallina de los huevos de oro, ponerle el cascabel al gato o ser una hormiga trabajando (La cigarra y la hormiga). Samaniego, noble e ilustrado, usó estas narraciones para evidenciar, a través de sencillas historias de animales, los principales defectos humanos y social

Félix María Samaniego nació en Laguardia, un pueblo de La Rioja en 1745. Era el hijo mayor de una familia noble. Tras estudiar en la Universidad de Valladolid, marchó a Francia por donde viajó y residió durante un largo período. Allí “se empapó” de enciclopedismo y de autores como Rousseau, Voltaire o La Fontaine.

 

A su regreso, se fue a vivir con su tío, conde de Peñaflorida y fundador de la Sociedad Vascongada de Amigos del País. Es en esta sociedad donde lee en público sus primeras fábulas, con evidente vocación didáctica y escritas a instancias de su propio tío con el fin de instruir a los alumnos del Real Seminario Patriótico Vascongado. Las fábulas son sencillas historias de animales, escritas en verso, que evidencian con su comportamiento algunos de los principales defectos humanos. Así, en los versos finales se expresa la moraleja o enseñanza que nos deja la narración. En “El cuervo y el zorro, este último le pide al pájaro “escuchar su bella voz”. El cuervo, halagado, abre el pico y pierde el queso: “Quien oye aduladores, nunca espere otro premio”. O en “La lechera” donde la joven, inmersa en las ensoñaciones de riqueza que obtendrá con la venta del cántaro de leche que lleva al mercado, tropieza y derrama el contenido del mismo: “No anheles impaciente el futuro; mira que ni el presente está seguro”.

 

De clara vocación ilustrada, para sus fábulas se inspiró en La Fontaine, de quien hizo adaptaciones, en Fedro, Esopo y en el inglés John Gay. Esto hecho ha provocado que muchas veces se le haya negado originalidad a su obra aunque se reconoce que desarrolló un estilo propio a través de fábulas más largas, con mayor número de detalles y descripciones plagadas de galicismos. Estilo totalmente contrapuesto al del otro gran fabulista español, Tomás de Iriarte.

 

Samaniego y Tomás de Iriarte, amigos durante muchos años, se enfrentaron tras la publicación del primero de su colección de fábulas (1871). Samaniego habría leído probablemente ya las Fábulas literarias de Iriarte, cuando publicó las suyas, un año antes de que las del canario viesen la luz pública.

 

Esto provocó el enfrentamiento entre ambos y así, Samaniego que había mostrado su admiración por Iriarte pasó al ataque directo en algunos de sus versos. Ambos reclamaron para sí el honor de haber sido los introductores de la fábula en España.

 

De Tomás de Iriarte, mucho más metódico y preciso en el uso del lenguaje, destaca el sentido de la métrica y la originalidad de su obra: El burro flautista, La abeja y los zánganos... Samaniego, con una métrica más monótona y más descuidado en las formas, consiguió notable éxito gracias a su expresividad.

 

La primera edición de las Fábulas de Samaniego se publicó en Valencia en 1781. Tres años más tarde, las publicó de nuevo en Madrid incluyendo cuatro libros más a los cinco que componían la primera edición.

 

El éxito de sus fábulas fue amplio y continuado, convirtiéndose en un clásico de la enseñanza por su carácter pedagógico. Y no sólo en España porque sus fábulas fueron traducidas al francés y al inglés donde cosecharon notable éxito.

 

Dentro de esa literatura educadora, moralizante y ejemplarizante, se inscriben también sus fábulas sobre las “Enfermedades de la infancia, juventud y vejez”.

 

Pero no todo tenía que ser didactismo. Influido por las lecturas de Jean de La Fontaine, publicó unas historias de carácter más alegre, libertino y anticlerical reunidas en el título “Jardín de Venus”. Con estas narraciones se granjeó la enemistad de la iglesia. A pesar de sus buenos contactos, la Inquisición se puso en su contra, y de hecho, pasó algunos meses encerrado en un convento de Portugalete.

   
 

Principales Obras

El águila y los animales


El león y la zorra


La lechera


Las moscas


La zorra y el cuervo


La zorra y las uvas


La gallina de los huevos de oro


La cigarra y la hormiga


El águila y el cuervo


Congreso de los ratones

El león y la oveja


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José