Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.

cerrar
Fundación Bancaja Ciberoteca Bancaja Valencià Ciberoteca Bancaja
Valencià

Autor del mes

Obras disponibles en la Ciberoteca del autor del mes
 
Pío Baroja  

Pío Baroja, el pesimismo del 98

(San Sebastián 1872 – Madrid 1956)

De familia intelectual y acomodada, dejó aparcada la medicina, a la que tenía previsto dedicarse, para volcarse en las letras. Pesimista y huraño, su obra deja traslucir el profundo escepticismo que dominó en su vida.

Pío Baroja nació en el seno de una familia acomodada y con tradición intelectual. Su abuelo había editado la “Historia de la Revolución Francesa” del académico Adolphe Thiers en España. Su padre, ingeniero de minas, también acostumbraba a publicar sus colaboraciones en prensa.

 

Por motivos laborales, la familia se trasladó en diversas ocasiones a lo largo de la infancia y la juventud de Pío Baroja.  Esto hizo que no se sintiese especialmente arraigado en ningún lugar y que su principal apoyo fuese su familia. El tercero de cuatro hermanos, finalizó la carrera de medicina en Valencia y se trasladó a Madrid para hacer el doctorado. Se mostraba muy crítico con los profesores y solía refugiarse de su hastío en la lectura de novela y filosofía.

 

Empezó a ejercer la medicina sin mucha afición. Destinado en un pueblo guipuzcoano, su ateísmo le granjeó profundas enemistades en el mismo. Se fue a Madrid en busca de un cambio y allí empezó a colaborar en diarios y revistas.

 

En 1900 vio la luz su primer libro de cuentos “Vidas sombrías”. Esta obra le abrió las  puertas de los cenáculos literarios del momento donde conoció a Miguel de Unamuno, Azorín y Benito Pérez Galdós. Con Azorín compartió amistad e ideas anarquistas, aunque la diferente evolución de cada uno de ellos acabó rompiendo esa relación. De las simpatías por el anarquismo, Baroja pasó al liberalismo y al antirepublicanismo más recalcitrante llegando a ver con buenos ojos las dictaduras. Aunque tuvo veleidades políticas en diversas épocas de su vida, presentándose a diversos cargos, no llegó a dedicarse a ella profesionalmente.

 

Cosmopolita, fue un hombre que viajó y residió en diversas ciudades europeas. Fruto de sus viajes reunió una gran biblioteca que guardó en un pazo que adquirió: el caserío de Itzea. Viajó por toda España con sus amigos y también con sus hermanos.

 

Hombre culto y viajado, se siente descorazonado en un país y un momento en el que abundan la corrupción, la miseria cultural, la burocracia, el analfabetismo, la ignorancia... De carácter solitario, huraño y un tanto misógino, no se casó nunca. Su hermana Carmen y su hermano Ricardo (el otro hermano, Darío murió joven) fueron sus principales valedores.

 

En 1935 ingresó en la Real Academia de la Lengua. Poco después, al estallar el conflicto de la Guerra Civil, se trasladó a París. Publicó diversos artículos muy críticos con los republicanos. Eso, junto a su amistad con el filonazi suizo Paul Schmitz, le granjeó muchas enemistades entre los miembros más destacados de la España republicana.

 

Finalmente regresó a España donde publicó sus Memorias así como sus Obras completas. Ateo convencido fue enterrado en 1956 sin ceremonia religiosa tal y como era su voluntad, cosa que motivó un escándalo.


Pío Baroja determinó que sus obras se agrupasen en trilogías. Así, La casa de Aitzgorri, El mayorazgo de Labraz y Zalacaín el aventurero conforman “Tierra Vasca”. “La lucha por la vida” está integrada por La busca, Mala Hierba y Aurora Roja. “La raza” está formada por El árbol de la ciencia, La dama errante y La ciudad de la niebla. Y así, hasta nueve trilogías. Una de las últimas, que el escritor dedicaba a la Guerra civil, no vio la luz debido a la censura.

 

La crítica suele considerar El árbol de la ciencia como su obra más acabada y destacada. Su estilo es sencillo y realista. De hecho, se le suele reprochar cierta dejadez en su escritura. A pesar de este estilo descuidado y sus polémicos vaivenes ideológicos, destacados escritores, tanto de su época como posteriores, han dejado patente su gran admiración por la obra del novelista.


 

   
 

Principales Obras

La casa de Aitzgprro (1900)
Camino de perfección (1901)
El mayorazgo de Labraz (1903)
La Busca (1904)
La mala hierba (1904)
Aurora Roja (1905)
Zalacaín el aventurero (1909)
Las inquietudes de Shanti Andía (1911)
El árbol de la ciencia (1911)
El gran torbellino del mundo (1926)
Locuras de carnaval (1937)
Los amores tardíos (1942)
El puente de las ánimas (1944)


Archivo de autores

Alarcón, Pedro Antonio de

Alberti, Rafael

Alcott, Louisa M.

Alexander Pushkin

Alighieri, Dante

Andersen, Hans Christian

Apollinaire, Guillaume

Aristòfanes

Aristóteles

Austen, Jane

Azorín

Balzac, Honoré de

Baudelaire, Charles

Beckett Samuel

Blas De Otero

Blasco Ibáñez, Vicente

Borges, Jorge Luis

Bronte, Emily

Byron, Lord

Carpentier, Alejo

Carroll, Lewis

Castro, Rosalía de

Cernuda, Luis

Cervantes, Miguel de

César Vallejo

Chesterton

Christie, Agatha

Clarin Leopoldo Alas

Conan Doyle, Arthur

Conrad, Joseph

Cortázar, Julio

Descartes, René

Dickens, Charles

Dickinson, Emily

Dostoievski, Fiodor

Dumas, Alexandre

Edith Wharton

Esopo

Espronceda, José

Federico García Lorca

Felipe, León

Félix María de Samaniego

Flaubert, Gustave

Francesco Petrarca

Freud, Sigmund

Goethe

Gógol, Nikolai

Góngora, Luis de

Gonzalo de Berceo

Grimm

Gustavo Adolfo Bécquer

H.P. Lovecraft

Hemingway , Ernest

Herman Melville

Hesíodo

Horacio Quiroga

Hugo, Víctor

Ibsen, Henrik

Jardiel Poncela, Enrique

Jiménez, Juan Ramón

Jovellanos, Gaspar Melchor

Joyce, James

Julio Cesar

Kafka, Franz

Kant, Immanuel

Kipling, Rudyard

Laforet, Carmen

Larra, Mariano José de

Llull, Ramon

London, Jack

Machado, Antonio

Mallarmé, Stéphane

Maquiavelo, Nicolás

Melville, Herman

Miguel Delibes

Mihura, Miguel

Mistral, Gabriela

Molière

Neruda, Pablo

Nietzsche, Friedrich

Nostradamus

Pardo Bazán, Emilia

Parra, Nicanor

Pérez Galdós, Benito

Pío Baroja

Platón

Poe, Edgar Allan

Quevedo, Francisco de

Rainer Maria Rilke

Ramón Gómez de la Serna

Rubén Darío

Rulfo, Juan

Salinas, Pedro

Sand, George

Schiller, Friedrich von

Scott, Sir Walter

Shakespeare, William

Shelley, Mary

Sófocles

Stendhal

Stevenson, Robert Louis

Swift, Jonathan

Tagore, Rabindranath

Tolstoy, Lev Nikolayevich

Twain, Mark

Unamuno , Miguel de

Valéry, Paul

Valle-Inclán, Ramón María del

Vega, Lope de

Verlaine, Paul

Verne, Julio

Vicente Aleixandre

Virgilio Marón, Publio

Whitman, Walt

Wilde, Oscar

Woolf, Virginia

Zola, Émile

Zorrilla, José