¿Cómo distinguirías un sueño de la realidad?

Volver a la Ciberoteca
  Intentas buscar una explicación lógica, pero no la encuentras. Podría ser un espejismo (¿en tu propia casa?) o una alucinación justificada por el uso y abuso de alguna droga pero, al menos de momento, no tomas nada más fuerte que aspirina o paracetamol en casos de extrema necesidad.
Así que vuelves a tus opciones iniciales: o estás dormido o estás ante la broma de un amigo especialmente inspirado.
 
     
     
  ¿Cómo distinguirías un sueño de la realidad?, de Miriam García Fidalgo. © Fundación Bancaja 2004