¿Cómo distinguirías un sueño de la realidad?

Volver a la Ciberoteca
  Pero no suena el despertador, ni se encienden las luces.
Miras por la ventana. Te aburres. Das un par de vueltas al salón. Te sientas. Te levantas. Te vuelves a sentar.
Y decides hacer algo dentro de las pocas posibilidades que te quedan.
Podrías llamar por teléfono, intentando creer que todo es perfectamente lógico, pero sólo tienes móvil y te lo olvidaste ayer en la oficina
Así que lo único que puedes hacer es buscar algo para entretenerte. Puedes elegir entre ver la televisión, escuchar la radio o leer un libro.













 
     
     
  ¿Cómo distinguirías un sueño de la realidad?, de Miriam García Fidalgo. © Fundación Bancaja 2004