¿Cómo distinguirías un sueño de la realidad?

Volver a la Ciberoteca
  Y esperas que quien duerme a tu lado despierte. O si no despierta, que al menos hable en sueños. O se mueva.
Sin resultado.
Aguantas unos minutos más, sin atreverte a despertar a María, planteándote si no quieres hacer ruido para que ella siga descansando o para no tener que aguantar su mal humor por las mañanas.
 
     
     
  ¿Cómo distinguirías un sueño de la realidad?, de Miriam García Fidalgo. © Fundación Bancaja 2004