La playa

Tornar a la Ciberoteca
  Él desapareció. Algo me hizo pensar que no iba a regresar. Así que me levanté y cogí sus cosas, pero dejando la toalla. Sobre ella estaban las gafas de sol. Las cogí y miré a través de ellas el horizonte. Pensé en cómo le quedaban. Al final las dejé de nuevo sobre la toalla. Me llevé el bolso al maletero del coche y regresé a mi sitio. Allí me puse el libro delante de la cara, esperando a que ella saliera del agua.  
     
     
  La Playa, de Julio Conejero Casares. © Fundación Bancaja 2003